Programa "Masculinidades"

En el marco de las nuevas políticas de género de la Provincia de Buenos, se inauguró el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual que prioriza la consagración de un derecho a la vida sin violencia, la lucha contra los femicidios, el acoso, los abusos, la desigualdad y todo trato discriminatorio que afecta a los más vulnerables, niños y mujeres. Para ello, se requiere de nuevos dispositivos que permitan integrar al hombre que ejerce violencia en la agenda de las políticas de Estado. 

"En nuestro caso, trabajamos en articulación con el sistema judicial, ellos nos derivan a los hombres denunciados por situaciones de violencia de género. Ellos deben presentarse en este espacio y, en pos de hacer un trabajo con los agresores, se trabaja el mandato de masculinidades para evitar futuras situaciones de violencia. También buscamos que el programa genere adhesión voluntaria. La idea es que a futuro el programa esté abierto a toda la comunidad. Vamos a ir de a poco, el programa ya está operativo pero iremos avanzando lento y seguro, proyectando y consolidando el equipo de trabajo", explicó Rocío Loubet, flamante directora del área en Pinamar.

"La violencia es una conducta aprendida", expresó, a su vez, Carolina Llamazares, directora de Desarrollo Social, "En el espacio se trabaja el proceso de desaprender esa conducta y avanzar hacia otra postura. Actualmente el espacio está a cargo del Dr Cristian Gabito, él es integrante del área de Legales de la Dirección y no solo fue el que generó este proyecto sino que también es que hoy está llevando adelante las entrevistas individuales con los agresores. La idea es, con el paso del tiempo, lograr agrupabilidad". 

El abordaje interdisciplinario de los hombres, denunciados por violencia, permite dar respuesta integral a las problemáticas intrafamiliares, siendo una herramienta más para el trabajo articulado con otras Instituciones Municipales, que tiene intervención directa con las víctimas del agresor, niños, mujeres, incluso otros hombres, sin contar con un espacio que permita a éste repensar sus conductas y reflexionar para desaprenderlas, evitando la repetición de patrones conductuales, que a través de los años genera un desgaste y congestión, no solo del sistema judicial, sino de las Instituciones del Estado al no poder responder a tan creciente demanda de violencia.

"Para ello", sumó Cristian Gabito, "es necesario contar con un dispositivo público y gratuito, que pensado como un recurso para el grupo familiar y no exclusivamente para el hombre denunciado, permita reforzar los roles que derivan de la responsabilidad parental, desde el asesoramiento jurídico, la contención psicológica y aporte social que brinda un equipo técnico permitan el cumplimiento de objetivos y metas, orientadas al respeto y cumplimiento de las medidas cautelares y también a brindarles herramientas para reforzar el cumplimiento de sus obligaciones, alimentarias y de asistencia, entre otras. Nuestra Comunidad cuenta con una problemática especial. Podemos decir que las estadísticas de violencia que se registran en nuestra Dirección, tienen como agravante, que en su mayoría son residentes que provienen de otras localidades, incluso de otras Provincias o del extranjero y que arriban a nuestra ciudad con la ilusión de un nuevo horizonte de trabajo. Por ello, ante una conflictiva intrafamiliar de violencia, no cuentan con referentes afectivos que puedan colaborar ante una medida de protección de niños, niñas o adolescentes, o no poseen los recursos suficientes para asumir los deberes y cargas que se generan ante una exclusión del hogar o ante la fijación de una cuota de alimentos, generando muchas veces la repetición de conductas de violencia, el incumplimientos de las medidas y la tipificación del delito de desobediencia".

Llamazares, sobre esta temática detalla que "es necesario que el hombre que ejerció violencia y que debió ser excluido, pueda contar con un espacio psicoterapéutico para repensar y reflexionar sobre sus conductas, dotándolo de herramientas para evitar la reiteración, cesando todo tipo de hostigamiento y evitando la vulneración de los derechos de los niños"

En síntesis, el programa, con explicación de los objetivos y mecánica del mismo, permitirá a contar con un dispositivo Municipal y gratuito, que brinde a los hombres que ejercen violencia (entendiendo a esta en su sentido amplio) desaprender las conductas aprendidas y contar con herramientas para la resolución de sus conflictos de manera pacífica, con debido asesoramiento y un espacio de contención, que redundará en claro interés del grupo familiar.

  • Objetivos generales del programa: El Programa es de carácter público, voluntario y gratuito, y está destinado a varones, mayores de 18 años, que expresan decisión de cambiar sus patrones de conductas violentas, y cambiar las pautas de conductas agresivas que lo han llevado a conformar parejas con características violentas, y a preservar a sus hijos de repetir estos patrones y modelos de maltrato. Se ofrece un abordaje interdisciplinario del denunciado que concurre, a efectos de brindar una adecuada respuesta a la intervención judicial. Los fundamentos de este programa se alejan de las prácticas basadas en función de doctrinas de seguridad que intentan condenar, someter y excluir del sistema a las personas consideradas peligrosas, criminales o delincuentes, puesto que justamente se pretende su inclusión con fines de prevención.
  • Objetivos específicos del programa:
  • El cese de la violencia, tanto física como psicológica.
  • El cese de persecución u hostigamiento, tanto personalmente, como vía llamados, mensajes, y demás redes sociales.
  • La recuperación del equilibrio emocional.
  • Apoyar el cumplimiento de sus obligaciones judiciales, familiares y laborales, y Asesorarlo correctamente en estas tres cuestiones.
  • Trabajar y proponer actividades para la resignificación de los patrones culturales machistas.
  • Reducir los índices de reincidencia de los agresores denunciados.
  •  Entrevistas de Admisión: Las entrevistas de admisión estarán a cargo del equipo interdisciplinario (abogado, psicólogo, trabajador social). En estas entrevistas de admisión, se evalúa el reconocimiento y la dimensión del daño producido, indicadores de peligrosidad y riesgo, y los criterios de responsabilidad por sus actos e interés en pedir y aceptar ayuda. También se expresa el consentimiento informado, y se completa una hoja de protocolo de admisión, donde luego de explicados todos los aspectos que atañen al ingreso al programa, el denunciado acepta ingresar al programa, o no. Se realiza un diagnostico situacional de riesgo.
  • En la entrevista de admisión, también se evaluarán las siguientes cuestiones en relación al denunciado:
  • Si el agresor comprende cuales son los estereotipos, patrones culturales, crisis, conflictos, signos y/o síntomas que le impiden controlar sus impulsos y la violencia o las consecuencias familiares sociales y laborales por las cuales se propone el ingreso al dispositivo institucional.
  • Si el agresor comprende y acepta la necesidad de asesoramiento jurídico, la posibilidad de interconsulta, y los objetivos y criterios que el Programa le propone.
  • Si el agresor comprende y acepta los riesgos y beneficios que implica el ingreso a un programa especializado en el marco institucional de las políticas públicas. ❖ Si comprende y acepta los riesgos y consecuencias si no comienza o abandona el programa con acuerdo a la derivación por orden judicial. Esto es, cuando el agresor otorga a dichas medidas el valor de castigo, y no la de protección, amparo y posibilidad de superación del conflicto o de remisión de sus conductas violentas.
  • Si el estado emocional, mental, físico-económico del paciente es de tal magnitud que interfiere con su capacidad para discernir y/o consentir las pautas de los puntos anteriores, las mismas deben ser puestas en conocimiento de familiar directo, persona responsable de aquel, o institución competente.
  • El profesional debe informar al postulante de ingreso al finalizar las entrevistas de admisión sobre las características generales del funcionamiento de la institución, cobertura del programa, modalidades de trabajo, su responsabilidad ante la denuncia, y las condiciones indicadas por las medidas proteccionales, el carácter confidencial del mismo, los tiempos y condiciones para la permanencia del asistente a partir de un mutuo acuerdo sobre los riesgos y beneficios del programa, consecuencias por el incumplimiento terapéutico o las medidas preventivas, y la condición de revelar el secreto profesional si el caso lo ameritase, y el deber de informar en los supuestos enumerados en párrafos anteriores.
  •  El profesional debe adjuntar en la historia clínica del asistente el instrumento suscrito por ambos, y en caso de negativa de este de firmar dicho instrumento, dejará constancia de ello en aquel registro y se remitirá informe al Juzgado interviniente.
  • Se pretende un acuerdo voluntario e informado por parte del asistente para iniciar el ingreso al Programa de autoayuda para Hombres Violentos. (Se adjuntan aparte la hoja de admisión y el consentimiento informado)
  • Derivaciones e ingresos voluntarios: Las derivaciones al consecuente Programa deben ser hechas por el Juzgado de Familia, y/o Fiscalía de turno y/o Juzgados Correccionales o Tribunales Criminales, como así también podrán ingresar Hombres que se presenten espontáneamente solicitando asistencia por reconocer y querer cambiar sus patrones de conducta violenta.
  • Modalidad y funcionamiento del programa: El funcionamiento del programa está dado bajo la modalidad de trabajo grupal, con una frecuencia semanal de seis horas, dos veces por semana en un horario que permita la mayor asistencia posible de participantes (se sugiere un horario posterior a las 18:00 horas). Luego de haber pasado por las entrevistas de admisión, el Profesional a cargo evaluará si el sujeto está en condiciones de ingreso o no, al programa. Es este Profesional quien deberá evaluar la situación particular de cada caso, teniendo dos opciones de intervención dentro del Programa : 1- la inclusión del denunciado en un Grupo de reflexivo coordinado por el mismo profesional y/ o 2- la inclusión del denunciado en un curso teórico/educativo en materia de derecho de Familia y las consecuentes leyes que le atañen. El tiempo de permanencia del sujeto que ingrese al Grupo de Autoayuda será evaluado en el caso a caso, y puede oscilar entre los 3 meses y dos años, o más. El ingreso al curso teórico/educativo es mas acotado, donde el curso constaría de 15 encuentros, con frecuencia semanal, de 1 hr. y media de duración. A su vez, el egreso del programa no se produce por el simple hecho de haber asistido, sino que el agresor denunciado deberá acreditar una participación activa en el grupo de tres a seis meses como mínimo, para dar cuenta de su responsabilidad frente a sus obligaciones judiciales, familiares y laborales. Se evalúa el resultado del espacio de reflexión sobre la temática del crimen y el castigo, lo legal, el poder, el dinero, la masculinidad, la perspectiva de género, la igualdad de derechos, el autoritarismo y las ideas de autoridad, padre y ley.
  • Exclusión del Programa: Es motivo de exclusión del programa 4 ausencias consecutivas sin previo aviso, tanto al grupo de reflexión para Hombres violentos, como al curso teórico/educativo, sin posibilidad de reingreso.
  • Casos que no se abordaran en el Programa: Se hace la salvedad, que casos de Homicidio, Abuso sexual intrafamiliar, u ofensores sexuales, delitos de lesiones gravísimas, personas que se encuentren detenidas en régimen carcelario, y/o libertad asistida, no son temáticas abordada en este Programa. También se señala, que casos severos de adicción a diferentes drogas, u alcoholismo, podrían necesitar también de la intervención de otras instituciones. (Centro de prevención de Adicciones, Centro de Atención primaria de Salud, Comunidad Terapéutica).
  • Informes: Este equipo técnico solo acredita asistencia e informa en relación a lo trabajado al ingreso al programa. Bajo ningún punto de vista se realizarán diagnósticos, pronósticos, o evaluaciones vinculares con grupo familiar extendido. Se informará al Juzgado que haga la derivación acerca de la Asistencia, Abandono, Alta y/o Baja, ingreso al grupo reflexivo o al curso teórico/educativo, del denunciado. • Secreto profesional: Se recuerda que los tres profesionales del Equipo Técnico se encuentran bajo absoluto y estricto Secreto Profesional, salvo que una situación ameritase un incumplimiento de este secreto, cuando un hombre presentase riesgo inminente para sí o para terceros.