Avanza el Polo Productivo en Pinamar

El Polo Productivo de Pinamar, paso a paso, va tomando forma. De proyecto a realidad con resultados concretos que se empiezan a ver. Durante la pandemia, el Municipio potenció el espacio. Se construyó una carpintería municipal en la que se podrán tomar cursos, talleres y que podrá ser utilizada por los carpinteros de la ciudad.

Santiago Horan, jefe de área, explicó los alcances de la Carpintería Municipal: "Este proyecto surge a raíz de potenciar el Polo Productivo creando una carpintería municipal para atender los reclamos de mantenimiento de la ciudad, mobiliario de las áreas municipales, mobiliario urbano. Y la idea es ahorrar en la tercerización de algunos trabajos. Por otro lado, está la propuesta de trabajar por la tarde con emprendedores locales y ciudadanos que quieran utilizar las instalaciones y maquinarias, siempre con un instructor de la carpintería".

En este contexto, Federico Guzmán, referente de INTA en la región, explicó los alcances de la iniciativa dentro de su área de experiencia: "El trabajo más importante que venimos realizando en este ámbito incluye los programas de huerta, apicultura y fungicultura e hilados para futuro con talleres. Venimos articulando todas estas opciones dentro de este Polo Productivo desde que se firmó el convenio entre INTA y el Municipio en 2019. Allí empezamos a trabajar en los tres senderos básicos de nuestra propuesta. Avanzamos con ProHuerta entregando insumos y capacitaciones, con la colaboración de las Secretarías de Paisaje y Medio Ambiente y Desarrollo Social. En el Polo venimos desarrollando la Huerta Escuela, la carpintería apícola y el vivero de huerta. Allí capacitamos a productores y público en general, producimos almácigos y frutos y vegetales frescos que se han ido donando a entidades de bien público e, incluso, al Hospital de Pinamar".

"También trabajo fuerte en apicultura", continuó Guzmán, "No solo del campo a la mesa, como se suele decir, si no también en el armado del material, la madera, el armado de la colmena en los cursos de carpintería apícola que también serán muy importantes dentro del Polo. En el primer curso que dimos asistieron 30 personas y, lamentablemente, queda gente afuera pero tenemos que respetar los protocolos vigentes. Con esta formación se puede empezar a producir acá en Pinamar. Es algo genial para los emprendedores y este espacio busca colaborar con toda esta gente. Productos hechos en Pinamar".

"Es un trabajo muy interesante y el público responde. Todos los que estamos con esto lo hacemos con muchísima pasión. Además, con las cosas puedan ser más normales seguramente este polo sea una atracción turística. El espacio está, estamos desarrollando la infraestructura y todo será aquí en Pinamar. Son sueños que estamos realizando y que, también, ayudan desde el aspecto social", concluyó Federico Guzmán.