Serenar: La importancia del compromiso y la alimentación

En Pinamar continuamos apoyando el Programa para el Desarrollo del Recién Nacido (SERENAR) y en ese marco, la Doctora Mariana Yacachury expresó la particular importancia que tiene el compromiso dentro de los cuidados y asistencia que se brinda desde los Equipos Comunitarios y la dirección de Atención Primaria de la Salud: "Mi experiencia me indica que hay múltiples miradas que se complementan. Las enfermeras, las asistentes sociales, los pediatras. La alimentación es importante pero hay que considerar también todas las otras situaciones y el entorno de los chicos. Es tan importante la alimentación como la falta de contacto, de afecto. Son situaciones muy complejas y por eso acá tenemos un equipo que trabaja en la comunidad, casa por casa, es la única manera que genera mejoras pero todas estas realidades se descubren en el día a día. Por eso nos comprometemos con lo que hacemos". 

"En Serenar atendemos chicos desde que son recién nacidos hasta cierto tiempo en sus vidas con un seguimiento personalizado", explica Yacachury, "Y nos comprometemos con el desarrollo y el acompañamiento a las madres, inclusive atendiendo sin turnos".

"Le prestamos mucha atención a la alimentación en base a la lactancia materna, focalizamos en eso la alimentación de los primeros seis meses de vida. Hacemos asesoría de lactancia haciendo mucho hincapié en esto no sólo por la cuestión alimenticia sino también por el vínculo entre madre e hijo. A partir de los 6 meses insistimos en los controles, indicando y asesorando en la alimentación. Qué alimentos comprar, qué alimentos no comprar. Los niños deben ver que la variedad alimenticia es importante es una de los puntales. Las carencias van cambiando, eso también es cierto. Hoy, por ejemplo, tenemos muchísimos problemas de obesidad en niños, casi tanto como de desnutrición", comenta la Doctora Yacachury. 

"Serenar también trabaja con las familias un poco más, intentamos tender una red de contención, que cree vínculos así como se generan los vínculos dentro de la familia. Hablamos con el Jardín Maternal Mamá Sirenita, hablamos con referentes sociales, generamos nexos con el Hospital y las Salas. Nos toca movernos en un amplio espectro y el trabajo en equipo se hace fundamental. Sobre todo porque la gente empieza a saber a dónde tienen que acudir, saben que estamos en el CIC de Valeria y eso mejora toda. Trabajando en equipo y con compromiso fuimos cambiando la mirada que, en definitiva, le mejora la vida a los que más lo necesitan", concluyó Yacachury.