Trabajando por las Escrituras Sociales

El trabajo de la Dirección de Vivienta y Hábitat de Pinamar llega a buen puerto. Es que el próximo miércoles 22 de febrero a las 13, en el Centro Integrador Comunitario (CIC) de Valeria del Mar, se firmarán 19 escrituras sociales de las cuales 18 corresponden a la Ley 10.830 del Instituto de la Vivienda. Pero, ante un hito así, es bueno hacer un poco de historia:

Hasta el 10 de diciembre de 2015 la Secretaría de Desarrollo Social era el organismo municipal que recibía y guiaba a los vecinos en el proceso de escrituración social utilizando el procedimiento de la Ley provincial N° 10.830 (Escribanía General de Gobierno). Por falta de prioridad en los planes de las gestiones desde el año 2012, se continuaron enviando expedientes pero nunca se les dio el seguimiento necesario como para poder llegar a un acto de entrega de escrituras. Al crearse esta Dirección, el 11 de diciembre de 2015, se trasladaron las competencias que tenía la Secretaría de Desarrollo Social para llevar adelante el proceso de escrituración. Finalmente, el 23 de marzo del 2016 hemos tenido la primera entrevista con el Escribano Lucio Pelliti para conocer el estado de situación de más de 12 expedientes que desde el 2012 estaban en la Escribanía General de Gobierno para realizar su escrituración. Después de esta charla y capacitación, encaramos una nueva etapa de información al vecino para que conozca esta posibilidad GRATUITA de realizar la escrituración.

Fernando Ávila, director del área, explica: "Hemos tenido que revisar todos los expedientes que se trasladaron de Desarrollo Social a nuestra área y retomar los procesos. Algunos vecinos ya habían resuelto su necesidad de forma privada, otros fallecieron, otros tuvieron cambios en su composición familiar. De esta forma, hemos podido llegar al listado de gente que desde el 22 de febrero está en condiciones de recibir las escrituras de sus inmuebles. Debiendo reiniciar muchos de ellos, corrigiendo errores de forma, como actualizando los datos a la nueva realidad familiar. A su vez, hemos podido iniciar muchos procesos de escrituración nuevos y estamos recibiendo semana a semana nuevos candidatos".

Hay que considerar que este proceso de escrituración social, por ley 10.830, se constriñe a requerimientos básicos: A) Llenar los 5 formularios que requiere el proceso (tanto comprador como vendedor); B) Que el valor del lote no exceda $70.00 o la casa $150.000, según valuación fiscal de ARBA; C) Que se pueda trazar de forma perfecta el trayecto entre escritura posesoria y boletos de compra-venta.; D) que el comprador y vendedor estén presentes al momento de la firma de la escritura; E) un informe social que indique la real necesidad del vecino e imposibilidad de realizarlo por otros medios.

"Es necesario mencionar que a pesar de que la Ley 10.830 cubre casos de escrituración social; esta Ley no cubre la gran mayoría de las realidades vividas en las localidades, ya que muchos no pueden trazar de forma perfecta las transacciones de dominio, no están vivos los vendedores, fueron estafados y no compraron al real dueño, etc. Por lo tanto, podemos decir que esta Ley cubre menos del 30% de los requerimientos de los vecinos. Y muchas veces debemos recomendar, que de querer tener el título perfecto, sea necesario se tramite por proceso de usucapión o prescripción adquisitiva. Procesos que necesitan de un profesional del derecho para llevarse adelante. Es nuestra recomendación, pensar a futuro la incorporación de un abogado, o estudiante próximo a recibirse, al área de vivienda para poder dar solución a más vecinos de la localidad de Ostende en su gran mayoría", concluye Ávila.