Se vienen las nuevas veredas en Ostende y Valeria del Mar

Te proponemos ser parte de estos proyectos para la ciudad. Dos obras con vida propia que transformarán el partido de Pinamar. Las veredas de Víctor Hugo y Espora, son obras que deseábamos empezar para cambiar la vida de todos.
Nuevos espacios, tránsito más seguro y un concepto que invita a disfrutar cada rincón. 

El reconocido Arquitecto Ariel Galera y su equipo de trabajo ya se ocupan del futuro de Ostende. Veredas, calles, plazas y parques son las distintas tipologías en las que se nos presenta el espacio público en Pinamar y, particularmente, en Ostende.A pesar de que la propuesta para Víctor Hugo tiene como necesidad primaria la resolución circulatoria (calle/vereda), la propuesta del Estudio que encabeza Ariel Galera incluyen, de modo reducido, el resto de las tipologías (plaza/parque) con pequeñas estaciones de uso y especial atención en la parquización.

"Es el momento de normalizar esta zona de Ostende", explica el Arquitecto Galera, "La obra comprenderá la Avenida Victor Hugo desde la ruta hasta Avenida La Plata. El grueso de movilidad de Ostende. Y es por esto que pensamos en un proyecto más grande que el simple desarrollo de veredas. La idea es darle algo más a los vecinos de Ostende". 

La idea es básica y concreta: Generar la circulación basada en el disfrute integral del usuario, pretende impactar en la calidad de vida de los habitantes de Ostende y los beneficiarios ocasionales que trae el turismo.

"Conociendo la particularidad de Ostende, este desarrollo era más que necesario. Además, nos propusimos darle la máxima capacidad a nuestro trabajo sin tener que aumentar el presupuesto de ninguna manera", detalla Galera, "Por eso tuvimos que aumentar nuestra creatividad e imaginación, maximizaremos recursos para brindarle lo mejor a los vecinos". 

Galera y su equipo recorren permanentemente la zona del proyecto para asegurarse que los detalles estén previstos. Una y otra vez caminan, se detienen, charlan con los vecinos. Estudiaron y estudian pormenorizadamente todo lo que ocurre en la zona: "Sabemos que Ostende es un espacio muy recorrido pero tanto el que vive como el que está de paso no siempre se siente identificado con el lugar. Queremos que después de este desarrollo la gente no sólo sienta orgullo de su localidad sino que pueda elegir Víctor Hugo para pasear, comprar, disfrutar en familia. Queremos que el espacio urbano acompañe el crecimiento de Ostende y de todo Pinamar, ese es el concepto".

El espacio público de calidad iguala a los ciudadanos y cualquier mejora es una acción que impacta en lo social y lo identitario y que, al mismo tiempo, genera paisaje. Desde el Municipio se cree que la intervención en la  Avenida Victor Hugo no debe incentivar la circulación vehicular a gran velocidad. Se debe pensar en calles para los 15km/h y no para los 60Km/h, metáfora para indicar que a la ciudad no le sirve que las avenidas se utilicen únicamente como vías de conexión rápida entre puntos. 

Sobre este último punto, el Arquitecto Ariel Galera es bien concreto: "El espíritu del proyecto apunta a esto. Y lo coordinamos con otras opciones: Espacios verdes, mejoras en pluviales, luminarias. Queremos que el espacio convoque y que el que utiliza el automóvil, por caso, entienda que las condiciones están dadas para utilizar la arteria así. Creemos que un avance llevará al otro y vamos poder tener un mejor lugar sin perder movilidad". 

La idea es generar entornos de alta calidad urbanística sobre la avenida en lugares donde actualmente las personas desarrollan sus actividades obligatorias y nunca, o casi nunca, realiza actividades opcionales. Está probado que las personas se vuelcan en mayor medida a los espacios urbanos de calidad siempre que disponga de ellos.

"Cuando la gente vea que desde el Estado se le presta atención a mejorar estos lugares va a cuidar, va a querer, va a generar una opción superadora desde lo humano y también desde lo comercial.Somos optimistas y sabemos que esto va a mejorar la calidad de vida de la localidad. Naturalmente todos vamos a defender esta obra", cuenta Ariel Galera, "La obra está a punto de empezar y estamos seguros que Pinamar va a estar en condiciones de ofrecer algo mejor y diferente, priorizando las condiciones del espacio público, respetando el ambiente natural, defendiendo lo nuestro, sintiéndonos orgullosos de la obra más allá de la gestión que la hizo". 

El Arquitecto, Urbanista y Profesor de la Universidad de Buenos Aires Martín Alvarez está a cargo del desarrollo del proyecto de Valeria del Mar.  Alvarez explica que "Se propone la recuperación del espacio público para el peatón y el disfrute del ciudadano sobre el del vehiculo privado. Para ello, se proyecta una intervención integral sobre la vereda, reactivando la misma y acondicionando la sección completa de la calle. Además, se proyectan espacios y áreas de permanencia en los nodos o intersecciones de las calles principales con la avenida, generando auténticos lugares eventuales, de circulación mixa pero supremacía peatonal, que además actuarán como reductores de velocidad y control del tránsito rodado".

El proyecto es tan ambicioso como el de Ostende y generará una dinámica urbanistica única: " La inserción de “plug-ins” contenedores de actividad y diferentes usos a lo largo de todo el área de intervención y particularmente en lugares estrátegicos asegura la (re)activación del espacio público", explica el Arquitecto Alvarez, "La Avenida Espora se va a configurar para ser una digna entrada y eje estructurante de Valeria del
Mar. La estrategia de intervención busca reconvertir la calle tanto en sus componentes físicos como en los simbólicos. Se propone una forma de habitarla en la que el principal protagonista es el ciudadano. Una calle en la que la intensidad y velocidad de automóvil son controladas mediante diferentes tácticas. En los nodos importantes y cruces entre la Avenida y las principales perpendiculares se generan áreas de permanencia, auténticas plazas condensadoras de actividad y espacios de eventos".

La idea es conviertir la calle en algo más que un conector y que esto ocurra desde la cabecera y bienvenida en la Ruta 11 hasta su desembocadura en la playa. "Queremos, y en esto estamos de acuerdo con lo proyectado para Ostende, que el recorrido por las Avenidas se convierta en una experiencia única para el habitante y el visitante de estas localidades"